Logo Clubplaneta
Compártenos
FaceBookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.elkiosko.com.mx/ >La pareja>Neomachismo:cómo identificarlo>
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

Neomachismo:cómo identificarlo

el neomachismo

En una sociedad divergente, a pesar de los esfuerzos por lograr la igualdad entre ambos sexos, ideologías como el machismo, no han desaparecido. Por el contrario, se han reinventado e instalado en esta nueva era, con patrones distintos de comportamiento pero con filosofías parecidas que no buscan más que la subordinación y el abuso implícito del opuesto.

El nuevo machismo

el machismo de antes

Antes de comenzar, es importante señalar que el neomachismo no es exclusivo de los hombres, pues se trata de una ideología que es practicada por ambos sexos. Por lo tanto no se pretende tachar o recriminar a ningún género sino a las ideas que conlleva este término.

Ahora bien, para contextualizar, debemos recordar lo que es el machismo: un conjunto de pensamientos, hechos, actitudes y costumbres que colocan al hombre como superior a la mujer en todos los ámbitos. Es una ideología que consciente o inconscientemente ha definido a una cultura en particular y que puede manifestarse en distintos niveles.

Tras el origen del feminismo (siglo XVIII), la proliferación de éste y el avance de la mujer en materia política, social y económica, el machismo se vio amenazado. Su poder se debilitó y al no querer renunciar a este dominio, se reformó. A esta nueva etapa que comenzó en los años 80's aproximadamente, se le denomina posmachismo o neomachismo.

Ahondando en el término

se cree que la mujer sigue siendo inferior

La principal característica del neomachismo es seguir creyendo en la inferioridad de las mujeres, pero manejando un discurso que disimula dicha creencia. Es decir, se siguen reproduciendo las ideas y conductas machistas, en diferentes grados, de formas menos evidente pero reformulando sus argumentos para que éstas sean más razonables y por lo tanto pasen desapercibidos.

Muestra de ello es la concepción de que la mujer debe seguir atendiendo las labores de la casa y al mismo tiempo aportar ingresos económicos. En síntesis, es una doble moral que implica la subordinación del sexo femenino. Para que quede más claro, otro ejemplo sería el reemplazar la expresión "las mujeres tienen la obligación de criar y cuidar a sus hijos" por la frase "el sexo femenino tiene mayor sensibilidad que los hombres para llevar a cabo esta tarea".

Cómo detectar el neomachismo

Al tratarse de conductas indirectas y "políticamente correctas" el neomachismo logra camuflagearse y resulta confuso detectarlo. A continuación, te damos un listado de algunas representaciones que ejemplifican a profundidad esta ideología:

recelo por la igualdad entre géneros

- Admiten la igualdad entre ambos sexos. No obstante, tienen miedo a alguna situación que ponga en peligro la posición tradicional del hombre. Además, dejan muy en claro que la igualdad que buscaban las mujeres, hoy ya es un hecho, por lo que cualquier petición que tengan las mujeres en la actualidad ya es un privilegio o beneficio extra.

- Protegen innecesariamente a la mujer. No de un modo cariñoso, sino fundamentándose en la idea de que el sexo femenino tiene poca madurez y tienen el estatus social similar a un niño por lo que deben ser cuidadas y orientadas al no ser capaz ellas mismas de su propia responsabilidad.

- Defienden los valores tradicionales no por la creencia auténtica de ellos, sino para mantener el patriarcado de años anteriores y las conductas que en ese entonces eran aceptables. Asocian dichos valores con conceptos de elegancia, moralidad y buenas costumbres. Por ejemplo, pueden mostrar una visión romántica del amante que protege a su mujer de los peligros, pero por otro lado la controlan como si se tratase de una posesión.

se malinterpreta el feminismo

- Malinterpretan el feminismo. Confundiéndolo con mujeres amargadas, toscas y que odian a los hombres. Creen que se trata de un movimiento que planea conquistar el mundo y poner a las mujeres en cargos que no merecen, con tal de perjudicar y oprimir al sexo masculino. Además suelen equiparar el feminismo con el machismo, cuando se trata de conceptos que no encajan entre sí, pues ni siquiera son opuestos.

- Alientan a la mujer y al mismo tiempo la culpan. Apoyan a la mujer en su desarrollo personal, pero si llega a fallar, la señalan. Por ejemplo, están a favor de la lactancia materna pero si por alguna razón no le es posible a la madre, se lo recriminan, pues se supone que están hechas para ello. De igual manera sucede en el campo laboral: incitan a la mujer a que no sólo cuide a sus hijos, sino que trabaje, crezca y sea exitosa. Sin embargo, si existe un problema familiar, será su culpa por haber descuidado a sus hijos.

- Están en contra de la violencia de género. Y al mismo tiempo creen que las denuncias por violencia hacia la mujer son falsas sin importar las estadísticas. Argumentan además que muchas mujeres hacen este tipo de denuncias para obtener algún beneficio como la manutención de su esposo y que la violencia de hombres hacia mujeres está justificada.

- Usan piropos "elegantes". Y además, los describen como halagadores. No entienden cómo las mujeres pueden molestarse por ello ya que se supone que están alabando su belleza física, su ropa y su femineidad.

se pone encontra a los hijos

- Apoyan el Síndrome de Alineación Parental. Se le llama así cuando existe una manipulación por parte de uno de los progenitores para poner a los hijos en contra del otro padre. En este caso, los neomachistas se escudan en este síndrome, argumentando que las madres ejercen esa mala influencia sobre sus hijos cuando ocurre una separación o un divorcio. Con ello buscan tener la custodia de los niños, lo cual en algunos casos resulta peligrosos si existe violencia machista.

- Generalizan a la mujer. La frase "todas las mujeres son iguales" da un giro. Ahora se refieren a estereotipos "positivos" como el ser cariñosas, a veces un poco locas y sobre todo con grandes dotes para el cuidado y la crianza. En otras palabras, los neomachistas convierten a todas las mujeres en un prototipo de lo que esperan que ellas sean.

- Hipersexualizan a la mujer. Ya es muy común ver en todos los medios representaciones visuales de niñas, adolescentes y mujeres adultas en poses seductoras y de gran componente sexual. El nuevo machismo ha convertido a las mujeres en un objeto de deseo ajeno lo que impacta en la construcción de la identidad femenina. Y a pesar de ello se le sigue tachando como "fácil" por comportarse de la manera que los medios y la sociedad quieren.

Por una sociedad de igualdad

igualdad y educación

Aunque sabemos que es complicado erradicar ideologías de este tipo, la clave en gran parte es la educación. Desde pequeños y en familia se debe enseñar valores como el respeto hacia todos y demostrar con el ejemplo que, aunque mujeres y hombres son diferentes, tienen los mismos derechos y oportunidades.

Autor: Alejandra Núñez. L.C.C.

Fuentes:

La Réplica

Psicología y Mente

Público

El País

Política de Privacidad Contacto