Logo Clubplaneta
Compártenos
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.elkiosko.com.mx/ >La pareja>Preparándose para la jubilación>La vida después de la jubilación
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

La vida después de la jubilación

a vida después de la jubilación

El proceso de jubilación tiene un impacto significativo en la vida de las personas, pues trae consigo un altibajo en emociones, circunstancias y consecuencias de todo tipo. Sin duda es una etapa que marca un antes y después; y la manera en cómo nos preparamos y posteriormente la afrontamos influirá de manera positiva o viceversa en nuestra persona y entorno.

El valor del trabajo

trabajar

La noción del trabajo para el ser humano trasciende más allá de la remuneración económica. Gracias al desempeño laboral, se consigue integrarse en la sociedad, mejorar la autoestima y proyectar una imagen positiva de nosotros mismos ante los demás.

Independientemente del caso y expectativas de cada individuo, el trabajo es una de las cualidades inherentes, que nos llevan a la autorrealización y la satisfacción durante el paso de los años. Nos permite mantener la vitalidad y es fundamental para el desarrollo intelectual y cognitivo.

La ausencia de éste sea cual sea el motivo, causa en la persona altos niveles de inseguridad, aislamiento, frustración, negatividad e incluso ansiedad y depresión.

Por ello, la jubilación, como cese definitivo de la actividad laboral, provoca un impacto emocional fuerte que debe afrontarse paulatinamente para no caer en los estados antes mencionados.

¿Qué representa la jubilación?

la jubilación cambia la rutina

Principalmente, este evento es una alteración contrastante en la rutina de la persona, pues pasa de llevar una vida activa, determinada por horarios y con objetivos definidos, a grandes cantidades de tiempo libre y sin obligaciones por cumplir.

Al cambio de rutina se le suma la pérdida de contacto social con compañeros o clientes, melancolía al extrañar el ambiente de trabajo, la posible disminución de ingresos y en un plano más personal, el enfrentarse a la realidad de la vejez.

Todo esto en conjunto deriva en estrés y en una sensación de vacío que poco a poco deteriora la calidad de vida si se prolonga demasiado.

Cabe mencionar que tales efectos pueden acrecentarse dependiendo del contexto de la jubilación y de cómo la persona se ha preparado para la llegada de esta ésta.

Los factores que determinan una jubilación positiva o negativa son:

  • Jubilación anticipada o forzosa. Cuando la jubilación es voluntaria el proceso se vive mucho mejor, pues de antemano la persona sabe que ese punto está por ocurrir y se preparan para su llegada. Se tiene una mejor actitud ante la situación y ve el tiempo libre como oportunidades para hacer cosas nuevas.

  • Presencia de elementos estresantes al momento de jubilarse. Circunstancias tales como problemas de salud, crisis financiera, relación turbulenta con la pareja o los hijos influyen negativamente en la perspectiva de esta etapa.

  • Relación de interpersonales. Estar viudo (a), divorciado (a) o soltero (a) influye en el proceso de adaptación, pues se ha llegado a la conclusión de que las personas casadas sobrellevan mejor su jubilación. Por otra parte, la presencia de amigos simboliza una red de apoyo que ayudan en este proceso.

  • Estatus ocupacional. Cuánto mejor sea la posición o satisfacción de una persona en su trabajo, mayor será el rechazo para jubilarse.

Al final, la jubilación debe representar los frutos de tantos años de esfuerzo y dedicación y no un límite o un alto total en la vida. Al contrario, nuevas experiencias vendrán y depende de uno mismo en aprovecharlas al máximo.

Preparándose para la jubilación

cuidarse antes de jubilarse trae grandes beneficios

¿Es posible tomar medidas preventivas para la jubilación? Totalmente.

De hecho, tales acciones pueden realizarse no sólo para ello, sino como hábitos comunes que te brinden bienestar a largo plazo.

Una de ellas es cuidar tu salud y hacerte chequeos médicos con frecuencia. Además de mantener una vida activa a través del ejercicio.

Por otra parte, uno o dos años antes de tu jubilación se recomienda hacer actividades propias de esta etapa, por ejemplo, inscribirse a un curso dependiendo de tus intereses y habilidades, con el fin de que el trabajo no sea el centro de tu vida y aumentes tu círculo de amigos.

El momento ha llegado. Enfrentémoslo

aceptar la jubilación es el primer paso

Una jubilación tranquila y feliz es lo idóneo. He aquí algunas recomendaciones para cuando la jubilación se presente:

  • Aceptación antes que todo. Enfrentar la realidad es el primer paso para avanzar. Saber que la jubilación es parte del proceso natural de la vida nos ayuda a tomarlo con optimismo, satisfechos de haber servido con nuestra labor y listos para comenzar otra etapa más.

  • Evita cambios radicales en tus horarios. Es importante levantarse temprano y no acostarse a altas horas de la noche, pues se cae en la costumbre de que si no se tienen obligaciones en el día ni a la mañana siguiente no hay consecuencias. Sin embargo, esto puede afectar tu productividad y hacerte sentir mal contigo mismo (a).

  • Cumple tus sueños pendientes. Aquellos que siempre quisiste hacer y que por la falta de tiempo te limitaste. Desde aprender un nuevo idioma hasta hacer un viaje largo o mudarte de ciudad o incluso de país.

  • No dejes de planear. Con tu familia, amistades y personalmente. No te abandones a la pasividad ni al aislamiento.

  • Fortalece tu relación. Sí afortunadamente aún tienes a tu pareja, aprovecha esta etapa para reavivar su amor, hacer planes juntos y conocerse de nuevo.

    fortalece tus relaciones y aprovecha el tiempo libre

  • Brinda tus servicios a la comunidad. Una buena manera de seguir sintiéndote útil es ayudar a quien nos necesita. Puedes comenzar como profesor o guía, auxiliar en cursos o inscribirte en alguna asociación o voluntariado de tu localidad.

  • Mantén tu mente y cuerpo activos. Con actividades que pongan a trabajar tu cerebro, como rompecabezas, ajedrez, crucigramas. Y por supuesto, ejercicio. Con una caminata diaria al aire libre es suficiente.

  • Aprovecha los beneficios de la edad. Existen establecimientos y servicios que ofrecen descuentos para jubilados, como el cine, el teatro, restaurantes y museos. ¡Ahora tienes todo el tiempo del mundo!

Fuentes:

Web Consultas

Cipsia Psicólogos

Autor:Alejandra Núñez L.C.C.

La jubilación y sus cambios

Preparándose para la jubilación
La pareja

Política de Privacidad Contacto